El fútbol es la excusa

El fútbol es la excusa

Desde que inauguramos la librería, el Rincón del Fútbol ha crecido considerablemente, razón por la cual queremos visibilizar los títulos que van llegando y fortalecer así ese espacio de lectura, especialmente para los que buscan buenas historias en torno a la esférica y el deporte en general. Si bien contamos con una variedad de títulos publicados recientemente, también nos preocupamos de traer títulos que están injustamente fuera de circulación o derechamente descatalogados. Es una tarea difícil, pero nos gusta.

Como estamos esperando el inicio de la Copa América, proponemos como lectura obligatoria estos libros que permiten entender el funcionamiento de la actual selección chilena: No escucho y sigo. Jorge Sampaoli, una vida futbolística (Planeta), de Pablo Paván y Marcelo Bielsa. Los 11 caminos al gol (Sudamericana), de Eduardo Rojas Rojas. La investigación de Paván nos ofrece un recorrido por la vida de Sampaoli a propósito de su pasión por el fútbol, destacando tanto sus triunfos como sus derrotas, ya que estas experiencias son las que han dado forma al pensamiento del entrenador. Sin ellas, el entrenador de la selección chilena no sería lo que es hoy. Por otro lado, Eduardo Lolita Bielsa SampaoliRojas traza sus 11 caminos al gol a partir de las clases que dictó Bielsa durante su período como DT de Chile, rescatando el valor de la palabra propositiva y  estratégica. Por ejemplo, podemos leer reflexiones sobre liderazgo, entrenamiento, táctica y sistema de juego. Una que nos gusta mucho: “En el fútbol no sabemos lo que va a pasar de un momento a otro, de una semana a la otra, de un minuto a otro. Entonces es mágico, por impredecible”.

Rescatamos dos novelas del sello Montesinos que yacían en el olvido del circuito editorial futbolero, dos novelas extrañas –por qué no decilo-, ya que la caprichosa se convierte aquí en la excusa para relatar historias oscuras y delirantes,  o también para poner de relieve el dramatismo de la vida humana. Pelé estuvo aquí (1996), del español Juan Manuel Pereira, centra su historia en la relación marital que mantienen Adelaida y Fermín, pareja venida a menos y desgastada por la rutina pero no por ello desesperanzada: ella quiere ser feliz como antes, y lo intenta a toda costa; él dice ya haberla alcanzado gracias al fútbol, mejor no podría estar. Todo es un problema de perspectivas.


El otro libro al cual nos referimos es Con las botas puestas (1993), del escritor inglés Dan Kavanagh, quien es conocido principalmente por sus novelas policíacas. Con las botas puestas hace dialogar dos de los temas predilectos del autor: el misterio y el fútbol. Es por ello que esta novela tiene como protagonista a Duffy, un detective bisexual que investiga el caso del centrocampista de un equipo al que le han roto el tendón de Aquiles. ¿Quién es el culpable? Eso es lo que intenta descubrir Duffy, antes de que el responsable de este acto criminal termine su cometido: acabar con el club. El problema es que Duffy tiene como principal testigo al entrenador del equipo, cuya inteligencia “no alcanzaba al de una ameba lobotomizada”.

Lolita Fuera de juegoPor último, destacamos un magnífico título, Fuera de juego: Matthias Sindelar, un héroe de su tiempo (Barbara Fiore Editora), de Fabrizio Silei y Maurizio Quarello. Este libro se ambienta en la primavera de 1938, cuando la Alemania nazi ocupa Austria y celebra esta “reunificación” con un partido entre ambas selecciones. En este contexto, se narra la historia de Marcus, un niño fanático del jugador austriaco Matthias Sindelar, que espera con ansias ir al estadio junto con su padre para vivir la experiencia de ver a su ídolo. Y también se cuenta la historia del mismo Sindelar, conocido como el “Mozart del fútbol” por su virtuosismo y elegancia en la cancha, quien sabe lo que implica jugar ese partido, sobre todo por su oposición al régimen nazi.

Fuera de juego es un texto sensible y bello, acompañado de ilustraciones que nos van retratando la felicidad e inocencia del niño, por un lado, y, por otro, el conflicto que vive uno de los grandes jugadores de la historia del fútbol, quien se debate entre salir a jugar o no. Finalmente, Sindelar aparece, convierte un gol y el estadio grita el triunfo definitivo de Austria. Pero Sindelar no celebra este falso juego, se niega a ser parte del espectáculo montado por Hitler que nada tiene que ver con fútbol, y en ningún momento alza su brazo para saludar al dictador, en señal de desobediencia y coraje. Este hecho trascendió la historia del fútbol, ya que Sindelar mostró su grandeza en la cancha y fuera de ella.

 

Start typing and press Enter to search