Reseña: Bautizos, fracturas, broncas y muchos huevos, Pablo Azocar

Reseña: Bautizos, fracturas, broncas y muchos huevos, Pablo Azocar

El verano es siempre el momento para lecturas atrasadas o diferentes, no sólo porque algunos tienen la suerte de contar con vacaciones, pagadas o no pagadas, sino porque ralean los partidos y lo único que hay son encuentros de verano llenos de reservas y jugadores gordos y, últimamente, inicios tibios y precipitados de un torneo con equipos a medio gas.

En este contexto leí la edición definitiva del “Diccionario ilustrado del fútbol”, presentado hace poco por Francisco Mouat y Patricio Hidalgo y con ilustraciones del famoso Guillo. Es un libro ideal para leer cuando las decisiones más difíciles de la vida oscilan entre ir o no a nadar, o qué vamos a comer en la noche. La singularidad de este diccionario es que aborda con el tono seriote de todas las enciclopedias el lenguaje del fútbol, que siempre va cambiando y por eso nada garantiza que este diccionario no tenga otras actualizaciones a futuro, lo que seguramente les proporcionará una abundante jubilación a sus autores. Reproduzco aquí, no tan al azar, algunas expresiones recogidas en el libro:

HACER PEBRE. Hacer añicos al rival en sentido figurado. Es equivalente a “dejar fuera de combate”, “fracturar” o “tronchar la carrera de un compañero de profesión”. Ante el dolor del afectado, retorciéndose de dolor en el pasto, las personas menos sensibles de la tribuna dicen cosas como “que lo tapen con diarios”, “llamen a los municipales” o incluso “mátenlo para que no sufra”. Lo peor de todo es que es muy difícil aguantar la risa después de oír tamañas barbaridades.

HUEVOS. 1. Garra, polenta, guapeza; esa cuota extra, lo que no se compra en la farmacia. Lo que se pone cuando no se está en un buen día. // 2. Testículos.

RESPIRAR EN LA NUCA. Marcar a presión, al hombre, pegándose al rival como una estampilla, logrando de esta manera que sienta en la parte de atrás de su cabeza las exhalaciones que se realicen. Se trata de una actitud que amedrenta hasta el más pintado, habida cuenta de que nunca es agradable para un hombre con sus ideas bien claras sentir a una persona del mismo sexo a tan poca distancia, como si estuvieran acurrucados en una cama matrimonial.

TOSTADO. 1. Jugador al que las circunstancias adversas han terminado por colmarlo en su ánimo, siendo probable que termine enfrascándose en una discusión a garabato limpio con un compañero de equipo, un rival o el árbitro. // 2. Jugador que ha jugado a la hora en que el sol pega, y cuya piel sufre las consecuencias de dicha exposición.

Si uno se fija, todas las expresiones aquí reseñadas las ha practicado, por ejemplo, el gran Gary Medel, a quien más de alguna vez le tocó llamar a los municipales, poner esos huevos enormes que todos le conocemos, amedrentar a auténticos hampones del fútbol y terminar tan tostado como el Mago Valdivia en el último bautizo.

Pablo Azócar
Las Últimas Noticias
21 de febrero de 2012

Start typing and press Enter to search